diumenge, 30 d’agost de 2015

Carta a Felipe González (en castellano)

Respondo su carta publicada en El País hoy, día 30 de agosto de 2015.

Comienza su carta diciendo que hace dos décadas que es un ciudadano normal. Hace dos décadas dejó de ser Presidente de una España de memoria débil y selectiva. Fue usted el Presidente de los gobiernos que construyeron y financiaron los GAL, sólo por eso ya lo miro con descreimiento, como también lo hacen en Venezuela de donde salió por piernas, hace dos días, en postularse de defensor de derechos humanos.

Tampoco el termino de ver de ciudadano normal, los ciudadanos normales y los empresarios pagamos los sobresueldos de las puertas giratorias a las empresas energéticas, su sueldo y demasiado otros sueldos.

No hable de España como un espacio común compartido, cuando parece que hay un importante número de catalanes que queremos abandonar, cuando parece que hay una mayoría importante que no quiere monarquía, cuando parece que hay una desigualdades territoriales insalvables por expolio catalán que hagan ... España es un espacio en crisis, con una deuda de 1 billón de Euros (12 ceros) que no podrá pagar nunca, porque una gran parte de su territorio es improductivo y vive del subsidio. Y por una incompetencia secular de sus gobernantes y por una incapacidad de hacer frente a la corrupción.

España ya no es de España, es de los mercados.

La gratitud socialista hacia Cataluña, que ha sustentado todas las mayorías socialistas españolas, lo hemos notado siempre con sus grandes dirigentes: Guerra, Ibarra, Leguina, Bono ... todos ellos insultadores profesionales de aquella Cataluña sumisa y de ésta que aspira a hacer una construcción nacional.

Habla del enfrentamiento, es estando juntos cuando nos enfrentamos, cualquier partido que quiera llegar a la Moncloa ha de atizar la catalanofobia por todas las tierras de España. Todos estos partidos se despachan a gusto contra Cataluña y cuando hay reacción nuestra, por dignidad, hablan de victimismo y enfrentamiento. Usted señor González, nunca ha salido en defensa de Cataluña cuando ha sufrido vejación, su carta no nos otorga dignidad, sólo nos pide silencio. El mismo silencio secular de siempre.

En algo tiene razón, España dejaría de serlo sin Cataluña, y esto es un planteamiento necesario al negociar las relaciones internacionales. Si Cataluña pierde derechos por no ser España, El resto de España también los perderá porque sin Cataluña tampoco es España.

Habla de aislamiento, pero Cataluña tiene puertos, aeropuertos carreteras y autopistas (con peajes, eso sí), tenemos más turismo y exportamos más que el resto de España. Somos un eje importador y distribuidor de productos para todo el estado español y resto de Europa. Es donde se hablan más idiomas extranjeros y donde se hablan mejor. Venga cualquier día del año, a cualquier hora, pasee por la Rambla y tome nota.

Lo que sí nos aísla, de verdad, es el boicot al Aeropuerto del Prat, nos aísla es que el corredor del Mediterráneo no esté hecho, nos aísla el boicot de las embajadas españolas en la promoción de los productos catalanes, nos aísla el control del Banco de España a las inversiones extranjeros en Cataluña. Nos aísla ser la comunidad con más inspecciones fiscales y más expedientes sancionadores. Nos aísla la competencia desleal del Madrid que aprovecha el sobreingreso de la capitalidad para hacer de paraíso fiscal y chupar todas las empresas relacionadas en el BOE. Nos aísla no tener herramientas de Estado para proteger a nuestros ciudadanos. Nos aísla el no reconocimiento del Catalán en Europa ... Fíjese bien, todos estos aislamientos se resuelven con la independencia, que nos conectará en igualdad de condiciones con el resto del mundo.

Ahora hay una parte de la sociedad catalana que ya está desconectada de la realidad española, que se siente injustamente tratada por un estado incompetente e incapaz de generar ni riqueza ni ilusión. Acallar una parte de los catalanes para que la otra no se sienta  fracturada es un insulto a la inteligencia y a la democracia; conculca la igualdad en otorgar supremacía de unos sobre otros.

La nuestra es una propuesta de independencia inclusiva, de cohesión social, en la línea integradora de Cataluña de los últimos 300 años.

Curioso que hable de la Constitución, de esta Constitución castrada por la FAES y con un Constitucional presidido por un militante cotizante de aquel PP que la votó en contra. Perdone señor González, pero el entorno constitucional es indefendible, lo que debía ser una salida del franquismo y garantía de derechos, ahora sirve para imponer la dictadura de la mayoría y anular las minorías, sean catalana, religiosa o tenga una forma personal de interpretar la sexualidad, o, sencillamente tengan una forma de pensar diferente.

Y vuelve a hablarnos de desconexión. No, no desconectaremos de Europa, estamos, y seguiremos estando, lo decía cuando se hablaba de que España, sin Cataluña, dejaría de ser España ... no existe ninguna ley europea que nos pueda echar, y en Europa la ley sirve, no existe la inseguridad jurídica española. Se negociará, se hará política y pactaremos el mejor encaje posible para seguir dentro de Europa, exactamente igual que ahora. Y al final lo acabaremos preguntando a la gente para que diga lo que piensa. Al igual que harán el Británicos un día de estos.

Cataluña independiente puede articular un espacio de progreso en el sur de Europa, y con unos estados tanto brutalmente endeudados, esto es imprescindible para el futuro. Por cierto en este escenario hay una gran oportunidad de España para aprovechar la inercia económica y hacer un cambio en profundidad de las estructuras de estado obsoletas y las maneras de hacer absurdas.

Qué amenaza más grotesca, Europa no tendrá nunca 150 estados. Los estados europeos respetan los pueblos. Todos ellos están alucinando con la forma en que España trata Cataluña. La relación entre pueblos no se hace imponiendo constituciones post-franquistas, sino desde el consenso y el beneficio mutuo. España, y usted con ella, no tienen ni idea de cómo se hace, llevan 40 años y no han podido construir una realidad común y un objetivo común, y no ponga excusas de nacionalismos porque Cataluña ha sido de largo la Comunidad Autónoma que más esfuerzos ha hecho para la gobernabilidad española.

En cuanto al aislamiento con Iberoamérica. Hace dos días hablábamos con el Parlamento de Uruguay para explicarles la independencia y no fue nada mal a pesar del boicot de los embajadores. A España tampoco es que se salga muy bien con Argentina que les exige juzgar los crímenes del franquismo. Aún arde el acallar al Presidente de Venezuela. En cuanto a Bolivia, como han acabado aquellas nacionalizaciones. Y en Panamá, quien ha terminado de pagar la inoperancia de las constructoras torpes. En Cataluña viven cientos de miles de personas procedentes de Iberoamérica, están trabajando y compartiendo futuro y familias comunes. Son nuestros mejores embajadores. Es la ventaja de ser inclusivos, es más fácil hacer relaciones. No diga más tonterías en cuanto a la lengua, como rotura, en Cataluña todos somos castellanohablantes, y agradecidos de serlo.

Hablar de "desgarro" desde el posicionamiento democrático es demasiado totalitario como para tenerlo en cuenta. Mejore el uso de las palabras, la exageración le hace perder credibilidad.

Y para terminar nos tira un poco de apocalipsis. Puede que las cosas nos vaya fatal. Que los 16 mil millones de euros no nos ayudan a gestionar mejor, quizá sí que no podemos hacer frente al paro, a la pobreza infantil, a la pobreza energética, quizás sí que no podremos ayudar a nuestros dependientes y vulnerables, ... Sabe señor González, ahora tenemos todas estas políticas colapsadas por el gobierno español, tant incompetente como siempre, no sabe hacer, no hace, ni deja hacer. Cataluña es un modelo de éxito garantizado lo dicen los propios, los académicos extranjeros, y los premios Nobel de todo el mundo, ... sólo lo callan y lo mienten los suyos, todos los suyos, sean del PSOE, PP, UPyD, C 's ... Mentir es el deporte donde España tiene más medallas y encuentra un magnífico altavoz en una prensa reconocida internacionalmente como vergonzosa.

España es mucho más importante que su unidad, no sufra señor González, sólo se trata de acabar con la concepción de aquella España falangista del "Una, Grande y Libre" porque no es ni UNA, hace ya muchos años que no es GRANDE y los únicos ciudadanos LIBRES, de verdad, son los propietarios del IBEX 35.

Una última reflexión señor González. Cataluña puede aspirar a ser la Dinamarca del Sur. España tiene algún proyecto, alguna aspiración, algún escenario de futuro donde ir?

Atentamente

Eduard Cabus y Vinyes

3 comentaris:

  1. bravo! molt bona resposta a l'impresentable.....senyor one, em temo però que no la llegirà

    ResponElimina
  2. Gràcies... potser si que l'ha llegida, la carta porta 12.000 visualitzacions.

    ResponElimina
    Respostes
    1. 12000? me n'alegro , per cert tu i jo ens coneixem ....

      Elimina